Lunes, 24 de Enero de 2022

Comunicación y prensa

CECOVA: Notas y comunicados Colegios Enfermería C. Valenciana Noticias sanitarias Días Mundiales Fórum Enfermero del Mediterráneo OPE-2007 OPE-2014 Ofertas empleo OPE-2015 Fundación INDEX Nursing now OPE-2016 EIR-2020 COVID-19 OPE-2017 Publicaciones

05/01/2022 - El Colegio de Enfermería de Valencia alerta de la insostenible presión asistencial en los hospitales y solicita que se vuelva a contratar a los 3.300 sanitarios de refuerzo Covid despedidos en junio

El Colegio de Enfermería de Valencia alerta de la insostenible presión asistencial en los hospitales y solicita que se vuelva a contratar a los 3.300 sanitarios de refuerzo Covid despedidos en junio

El aumento exponencial de los contagios Covid-19 ha desbordado las plantillas de Enfermería de la mayoría de las unidades hospitalarias, especialmente las UCI y las Unidades de Críticos.

Inicialmente se contrataron a 9.350 profesionales, pero no prorrogaron a todos, sólo a 6.050 que todavía mantienen la incertidumbre de la duración de sus contratos. Ahora el pico de la sexta ola puede provocar un colapso hospitalario, con consecuencias catastróficas si no hay suficiente personal.

Se debe tener en cuenta que cada día hay más personal contagiado y de baja, y las enfermeras que quedan deben asumir el trabajo de sus compañeras, con acumulación de tareas y cansancio.

    Los hospitales valencianos vuelven a enfrentarse a una presión asistencial insostenible tras la resaca navideña que les lleva al mayor límite de saturación soportado durante toda la pandemia. El aumento exponencial de los contagios Covid-19 ha trastocado las previsiones de la Administración Sanitaria y, como consecuencia inmediata, ha desbordado las plantillas de Enfermería de la mayoría de las unidades hospitalarias, especialmente las UCI y las Unidades de Críticos.

    Esta situación, que puede colapsar el sistema sanitario valenciano, obliga a replantarse la dotación de las plantillas de profesionales. Por ello, desde el Colegio de Enfermería de Valencia (COEV) se solicita que se vuelvan a contratar los 3.300 sanitarios cuyos puestos dejaron de prorrogarse a fecha de 1 de junio del año pasado (habían contratado a 9.350, y no prorrogaron a todos, sólo a 6.050). Unos contratos que se centrarían en cubrir la demanda clínica debido al aumento de incidencia e ingresos en UCI y en Críticos.

    Y es que la falta de personal de Enfermería se hace cada vez más alarmante en los hospitales de la Comunidad Valenciana. Especialmente, en los centros comarcales donde la presión asistencial por la pandemia se ha desbordado de forma exponencial por el aumento de bajas laborales (debido a los crecientes contagios de Covid-19 y a la extenuación de las profesionales). Las Incapacidades Laborales Temporales (ILT) han crecido durante las últimas semanas y son imposibles de cubrir ante la ausencia de plantillas adecuadas para atender todas las necesidades los pacientes.

    El COEV, ante este nivel de desesperación de su profesión, hace ahora un llamamiento de auxilio dirigido tanto al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, como a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, para que sean conscientes de la dramática situación de presión que sufren las áreas de Enfermería de gran parte de los departamentos de salud y que están abocadas al colapso por los casos de coronavirus, si no hay una reorganización de las plantillas para adaptarlas a las necesidades reales de las áreas más afectadas de los centros.

    Desde el Colegio Oficial de Enfermería de Valencia (COEV) se solicitó en octubre, por carta, a la consellera Ana Barceló que paralizara esta sangría de contratos de Enfermería. Junto a la necesidad de ampliar las plantillas de los hospitales que están en una situación dramática, el COEV insiste en la “inseguridad laboral” que el personal de Enfermería ha sufrido desde el inicio de la pandemia, obligado a asumir contratos de 3 meses, que luego se prorrogaron 6 meses y luego 6 meses más (sucesivamente). Sin garantías de estabilidad ni futuro.

    Se debe tener en cuenta que cada día hay más personal contagiado y de baja. Y las enfermeras que quedan deben asumir el trabajo de sus compañeras, con acumulación de tareas y cansancio. Las/os trabajadoras/es llevan meses agotadas sin recibir una solución por parte de la Administración sanitaria, mientras los niveles de absentismo han crecido del 4% hasta cifras cercanas al 20% en algunos centros hospitalarios.

    El aumento de casos positivos está menoscabando la salud de los profesionales de Enfermería que atienden a la población en los hospitales, centros de salud y residencias de mayores. Ya no pueden asumir más carga de trabajo, el pico de la sexta ola puede provocar un colapso hospitalario, con consecuencias catastróficas, si no hay suficiente personal.

    El personal de Enfermería está sufriendo problemas físicos y mentales graves porque se lleva el trabajo a casa. Llevan en sus mentes la inquietud y el nerviosismo que les impide disfrutar de nuestra familia, por la precaución de evitar más contagios. Se ‘autoaislan’ socialmente para evitar más transmisión Covid, mientras ven irresponsabilidad en algunos sectores de la población.

    El Colegio Oficial de Enfermería de Valencia destaca que la decisión de mantener los contratos carece de tintes políticos y advierte de que si se ejecutan los despidos es muy probable que haya movilizaciones de enfermeras/os que saldrán a la calle para protestar por la injusta realidad que se vive en el colectivo profesional de Enfermería, como ha ocurrido en otras regiones (Andalucía o Cataluña).

    A pesar de la carencia estructural de enfermeras/os en los hospitales y centros de salud públicos –con una de las ratios de enfermera por número de pacientes más baja de España--, el argumento de la Generalitat Valenciana sólo es económico, porque esgrime que mantener esos contratos, más allá de final de año, supone una inversión para la Generalitat de 270 millones de euros.

    Sin embargo, debe recordarse que la Administración sanitaria valenciana ha perdido, en la última década, entre 8.000 y 11.000 plazas estructurales y que los 9.350 contratos Covid sólo supondrán un parche, porque únicamente servirán para reforzar las plantillas de forma coyuntural si no se aumenta la ratio de enfermeras/os por número de pacientes.

    El Colegio de Enfermería de Valencia incide en que no estamos en situación de prescindir de ninguna/o profesional actualmente contratada/o, y es completamente necesaria la estabilización de las plantillas con una reconversión a plazas estructurales de todas aquellas necesidades asistenciales hospitalarias y de cuidados que, cada día más, demanda la población valenciana.

Notas de Prensa