En nuestra web utilizamos cookies para análisis, y contenido personalizado. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. CERRAR
Sábado, 30 de Mayo de 2020

Comunicación y prensa

CECOVA: Notas y comunicados Colegios Enfermería C. Valenciana Noticias sanitarias Días Mundiales Fórum Enfermero del Mediterráneo OPE-2007 OPE-2014 Ofertas empleo OPE-2015 Fundación INDEX Nursing now OPE-2016 EIR-2020 COVID-19

22/04/2020 - El CECOVA confecciona el primer informe realizado en España sobre ética enfermera en relación con la pandemia provocada por el COVID-19

Diario Dicen
SANIFAX
Castellón Información

A través de su Comisión de Ética y Deontología. El documento identifica y resuelve conflictos éticos que puede encontrar la enfermera ante esta crisis sanitaria y ofrece orientaciones para afrontarlos.

    La pandemia provocada por el virus SARS-Cov-2 es una de las mayores tragedias humanas y sanitarias que ha vivido la humanidad en los tiempos modernos. La profesión enfermera, como el resto de las sanitarias, se ha visto profundamente afectada por el alcance de esta crisis. En estas circunstancias resulta fundamental recordar que el fin último de la profesión enfermera es proporcionar a la persona un cuidado integral de calidad, con la máxima competencia técnica y presidido por la comprensión y cercanía hacia la persona que requiere de los cuidados y hacia sus familiares y allegados.

    Ante ello, la Comisión de Ética y Deontología del Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA), presidida por María Isabel Castelló, ha confeccionado el primer informe confeccionado en España sobre Ética Enfermera en relación con la actual pandemia; un informe titulado Aspectos éticos de la Enfermería en la crisis de pandemia por COVID-19. Cabe recordar que las enfermeras de la Comunidad Valenciana disponen desde 2010 (con revisión en 2016) del Código de Ética y Deontología de la Enfermería de la Comunitat Valenciana.

    Desde la Comisión de Ética y Deontología se es consciente de las deficiencias o carencias ante las que se han encontrado las autoridades sanitarias responsables de la gestión en estas circunstancias de pandemia. Pero nada exime de trabajar con la profesionalidad propia de la profesión enfermera, cuya esencia es el cuidado de las personas, sino que precisamente es en esta situación crítica cuando la profesionalidad debe ser el estandarte que guíe una atención más humanitaria, si cabe, poniendo en valor los principios y valores éticos y deontológicos de las enfermeras y enfermeros.

    El documento se divide en dos partes: la primera identifica y resuelve los conflictos éticos en los que la enfermera fácilmente se puede encontrar en el contexto de la pandemia; la segunda contiene algunas orientaciones éticas que deben formar parte de manera especial de la actividad enfermera en el momento presente.

A.-Conflictos éticos y propuestas de resolución

    Cuando se da una coyuntura como la actual, en la que dos bienes primordiales, como la salud pública y los derechos de las personas, entran en conflicto en un contexto de escasez de recursos, es lógico que la ética se polarice hacia su resolución.

    Los más relevantes que se pueden suscitar en el ejercicio de la profesión enfermería son los siguientes:

1.- Conflicto entre cuidado del paciente y autocuidado.
2.- Conflicto entre garantizar la seguridad de pacientes y profesionales, los derechos del paciente al acompañamiento en los distintos momentos de su proceso asistencial (de modo especialmente relevante el final de su vida) y a la ayuda espiritual o religiosa.
3.- Conflicto entre cuidado del paciente y riesgo de demandas por mala praxis o negligencia.
4.- Conflicto entre procurar a cada paciente unos cuidados de calidad y priorizar la asignación de unos recursos escasos para maximizar su utilidad.
5.- El conflicto entre solidarizarse con la decisión de priorizar adoptada por el equipo de salud y mantener un criterio propio discrepante.
6.- Conflicto entre el deber de desempeñar unas funciones requeridas por una situación de urgencia para las que, sin embargo, no ha sido debidamente cualificada, y el deber de ceñirse a sus áreas de competencia y, como consecuencia, dejar a ciertos pacientes sin la asistencia.


B.- Orientaciones éticas

    En la segunda parte se proponen orientaciones éticas que deben estar implícitas en la actividad enfermera siempre, y máxime, en las presentes circunstancias:

1.- Rechazo de toda suerte de discriminación o estigmatización de las enfermeras.
2.- Primado del deber de autocuidado y del derecho a ser cuidada.
3.- Apoyo ético.
4.- Apoyo emocional.
5.- Defensa de los derechos del paciente.

Notas de Prensa